Pin It
Presentan el último volumen de la Colección Patrimonio dedicado a Campeche, Zona de Monumentos Históricos
 
 
El decreto, por contar con el sistema defensivo más importante de la península de Yucatán y por custodiar invaluable patrimonio histórico y cultural
 
 
 
La bahía de Campeche, a la que arribaron los primeros conquistadores, fue el punto de partida para el mestizaje y la evangelización de la península de Yucatán. Los españoles aprovecharon el conocimiento de sus pobladores sobre recursos y materiales del entorno y procedimientos constructivos, para incorporarlos en todas sus edificaciones. Una de las más importantes, que se conserva prácticamente intacta, es el sistema defensivo de San Francisco de Campeche, cuya muralla es el símbolo por antonomasia de esta histórica ciudad del Golfo de México, emblema de nuestro mestizaje.
 

Al estar conformada por inmuebles de gran valor, edificados entre los siglos XVI y XIX, y ser custodia de invaluable patrimonio histórico y cultural, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) decretó en 1986 la protección federal de la zona de monumentos históricos de la ciudad de San Francisco de Campeche, y en 1999 la UNESCO la declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad por el excelente estado de conservación de su patrimonio histórico. Debido a su importancia, el INAH le ha dedicado el undécimo volumen de la Colección Patrimonio, cuyos once ensayos de especialistas en las más diversas disciplinas como arquitectura, arqueología subacuática, historia y restauración, entre otras, y sus abundantes imágenes de gran calidad, reflejan la estructura de la ciudad y muestran su relevancia histórica y cultural. 

 

 

 

El volumen abre con Zona de Monumentos Históricos, ensayo en el que Pablo Trujillo García hace una breve pero sustanciosa descripción histórica, desde la conformación de la ciudad de Campeche hasta la declaratoria de la UNESCO.

 

El texto de Luis Fernando Álvarez Aguilar y Heber Ojeda Mas, Cruce de civilizaciones en una provincia maya, narra la llegada de los españoles a Ah Kin Pech, actual puerto de Campeche, las primeras acciones militares para la conquista del territorio y de sus habitantes, así como los problemas que enfrentó la ciudad durante el Virreinato.

 
En Traza urbana de la ciudad y puerto de San Francisco de Campeche, Carlos Miguel Huitz Baqueiro se refiere a la fundación de la villa, su fortificación según los tratados europeos de arquitectura militar, y su proceso de urbanización, vigente durante más de cien años y que logró consolidarse en el siglo XVIII. Dolores del Carmen Cu Sánchez, en su texto Arquitectura doméstica del siglo XVIII en el recinto amurallado, aborda la estratificación social a través del estilo, materiales y sistemas constructivos y organización espacial de las edificaciones en el Virreinato, fusión de las culturas maya y española, desde la segunda mitad del siglo XVI hasta principios del XIX.

 

Por otra parte, Miguel Jesús Cárdenas Barrera, autor del trabajo Fortificación y sistema defensivo, describe las acciones de defensa de la Villa por parte de los peninsulares para protegerla de los ingleses y los franceses, quienes mediante la piratería infundían temor con la finalidad de afectar a la Corona española.

 

El artículo Las haciendas: vestigios históricos y culturales, de Miriam Edith León Méndez, describe el esplendor de las haciendas y fincas agrícolas-ganaderas en el siglo XIX y principios del XX, cuyos restos evidencian la importancia económica y social de una época que culminó con la aplicación de la política agraria que impulsó el presidente Lázaro Cárdenas.

 

Producción y comercio virreinal en el puerto de Campeche. Una visión desde el patrimonio cultural subacuático, de Helena Barba Meinecke y Abiud Pizá Chávez, detalla los sitios arqueológicos sumergidos, cronológicamente y culturalmente identificables –restos de naves o porciones de su contenido, y elementos aislados- relacionados con la navegación en el Golfo de México y las costas de Campeche entre los siglos XVI y XVIII, y que han proporcionado información sobre temporalidad, filiación cultural y diversos aspectos de la cultura material del Virreinato.    

 

 
 
 
Rafael Enrique Meneses López, autor de La cocina campechana: origen y evolución, se centra en la herencia culinaria transmitida de generación en generación, relacionada directamente con la naturaleza y la historia cultural de la ciudad. En tanto, José Manuel Alcocer Bernés presenta Tradiciones campechanas, espejo de la identidad, trabajo en el que describe las costumbres y festividades locales más importantes, que datan desde la época virreinal, y en El santo sepulcro de la catedral, Érika Blanco, Leticia Jiménez y Diana Arano, nos brindan su trabajo colectivo en torno a ese espléndido conjunto escultórico barroco, segunda pieza de arte sacro más importante del estado y única en su género en la península de Yucatán.
 
Finalmente, Marilyn Domínguez Turriza y Verenice Ramírez Rosado, autores de Remembranzas del Mercado 7 de Agosto, narran la concepción y funcionamiento de uno de los proyectos más representativos del progreso de la ciudad y referente obligado para el rescate de la memoria histórica local.
 

 
 
Campeche. Zona de Monumentos Históricos
Varios autores 
ISBN: 978-607-539-183-0
Colección Patrimonio
SC, INAH, 2018