Mes anteior Día anterior Día siguiente Mes siguiente
Ver semana

Presentación del libro "Herejía"

Desde el Viernes, Marzo 13, 2020 hasta  el Viernes, Marzo 13, 2020

 

La palabra herejía proviene del griego αiρετη, que significa “realizar una elección particular frente al consenso de la comunidad”. Ni en el mundo griego ni en el uso judeohelenístico tuvo la acepción derogatoria que le confirieron los cristianos. En las lenguas que profesaban los seguidos de otras religiones tampoco existe una palabra que tenga esta acepción, de la misma manera que no existe el equivalente de la palabra religión. Es posible que haya un símil, sobre todo en el sentido de “heterodoxia” o “cisma”- o aun “secta”-, sin que la herejía signifique creencia o práctica prohibida y sea, ante todo, castigada por la religión o los grupos dominantes. En muchos casos, los herejes pueden no considerarse como tales; por ello, no siempre son dignos de ser castigados. En la historia del cristianismo, el concepto en cuestión experimentó cambios. En el Nuevo Testamento la palabra hairesis –que ya adopta diferentes significados- aparece seis veces en los Hechos de los Apóstoles, dos en Pablo y una en Pedro. Marción de Sínope (? año 150) precipitó el primer cisma en el cristianismo antes de hacer su propio cuerpo doctrinal con la herejía docética. Las antiguas herejías (montanistas, donatistas, entre otras) amenazaban con mezclar elementos judíos o paganos fatales para la esencia del Evangelio.

No obstante, muchas de ellas presentaban diferencias en la interpretación de la “verdad cristiana” y no ponían en entredicho la ortodoxia del cristianismo. A la par de cristianismo se desarrollaba como institución, la distinción entre herejía y ortodoxia llegó a marcarse con mayor nitidez e hizo posible que emergiera la oposición con toda claridad. En la comunidad cristiana del siglo II, bajo Constantino, Estado e Iglesia se unen e incrementan el poder de esta última, al tiempo que los “padres apologéticos” consideraron a sus opositores como herejes (Burton, 1986, p. 62). Cómo podrá verse por medio de los diversos trabajos presentados en este volumen, el concilio ecuménico de Nicea del año 325 fue punto clave en la historia de la herejía. El debate se centró en la relación del Hijo con el Padre, su naturaleza divina y humana. El arrianismo, que fue el perdedor en esta discusión, se convirtió en la herejía paradigmática.

Centro de Estudios de Historia de México Carso

Localización Plaza Federico Gamboa 1, col. Chimalistac, alcaldía Álvaro Obregón, Ciudad de México

 

Volver

JEvents v3.1.18 Stable   Copyright © 2006-2014